TODOS SOMOS VICTIMAS DEL DELITO

Escrito por gloriafederal 17-08-2009 en General. Comentarios (0)

El mapa del delito en la Argentina

El mapa del delito en la Argentina
Casiel 30 por ciento de los argentinos ha sido víctima de un delito en elúltimo año, elevando el nivel de inseguridad que se vive en nuestropaís. Los números que muestran el deterioro de la seguridad en laArgentina y los problemas que llevan a no ser optimistas al futuro
Loshechos delictivos que cada vez con mayor violencia y frecuencia secometen en nuestro país, abrieron el debate en la sociedad, que buscasoluciones a un problema que se ha visto acrecentado por los hechos deinseguridad que se viven en forma cotidiana, pusieron como nunca antesun tema tan delicado como la inseguridad en el tapete de la discusiónpolítica.

Todas las encuestas que se han realizado respecto a esta problemática, marcanque casi un tercio de los argentinos ha sido pasible de un delito o porlo menos algún miembro del grupo familiar fue víctima de un delito enlos últimos 12 meses, registrándose el valor más elevado de la historiareciente de nuestro país.

En la Argentina hay un montón defactores que contribuyen a que la inseguridad continúe en aumento envez de disminuir, y el principal de ellos es la pobreza y la miseriaque siguen descendiendo a niveles alarmantes, que es el principal caldode cultivo para que las personas salgan a delinquir. Si a una persona,le cierran las puertas en todas sus posibilidades, es más pasible queesté inclinado a cometer acciones delictivas, que aquel que tiene todaslas armas para un crecimiento ordenado.

Aumento de la violencia

Anteel creciente avance de la inseguridad en nuestro país, y luego de loshechos delictivos que vienen siendo portada de los principales mediosde la Argentina , las políticas de seguridad encarnada por el gobiernonacional y los provinciales, ha vuelto a ser puesto en tela de juicio,reclamándose cambios urgentes que brinden una solución rápida a tandramático problema que vive la sociedad.

El Laboratorio deInvestigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas de laUniversidad Torcuato Di Tella, efectuó un trabajo en el mide el Índicede Victimización (IVI), que es cuantificar la cantidad de hogares quesufrieron al menos un delito en los últimos 12 meses, sean estoseventos denunciados o no a una autoridad competente. La medición dejulio indica que el 28.5% de los hogares encuestados fueron víctimas dealgún delito, 3.2 puntos por sobre el registro de julio de 2008. Esdecir, la tasa anual de crecimiento del IVI fue de un 12.6%. Respecto ala medición de junio el IVI cayó 5.8 puntos porcentuales, lo queimplica una reducción del 16.9%.

El índice devictimización del Gran Buenos Aires (30.6%) superó al IVI nacional en2.1 puntos porcentuales, mientras que el promedio entre las ciudades deTucumán, Rosario, Córdoba y Mendoza (34 .2%) lo hizo en 5.7. El IVI dela Ciudad de Buenos Aires (27.5%) y de los 34 centros urbanos restantesse posicionaron con 1.0 y 7.0 puntos porcentuales por debajo delpromedio nacional.

El informe efectuado por la Universidad DiTella, señala que el IVI en centros urbanos con menos de 100 milhabitantes (12.4%) es menor al valor registrados en ciudades medianas(23.5%) y en ciudades con más de 500 mil habitantes (29.4%).

Además de saber siun hogar sufrió un delito en los últimos 12 meses, la encues ta devictimización permite conocer cual fue el (o los) delito sufrido por elhogar. De los hogares que sufrieron un delito, el 41.7% fue víctima derobo con violencia y el 29.4% lo fue de hurto de objetos personales. El11.3% y el 3.6% de los hogares victimizados sufrieron robo de viviendasy de automotores, respectivamente.

El IVI asociado al robocon violencia contra las personas alcanzó en julio de 2009 al 14.0% delos hogares entrevistados, experimentando un aumento de 0.5 puntosporcentuales respecto del valor registrado en julio de 2008. Por suparte el hurto de objetos personales, tuvo un incremento anual de 1.4puntos porcentuales. Por otro lado, el robo de viviendas experimentóuna caída anual de 1.0 puntos porcentuales, mientras que no hubovariación en el robo de automotores, cuando se compara con julio de2008. En relación a los registros de junio de 2009, el IVI de robo conviolencia cayó en 2.5 puntos porcentuales, el hurto de objetospersonales lo hizo en 2.7 puntos porcentuales, el robo de viviendasdisminuyó en 2.1 puntos porcentuales. Finalmente, el IVI asociado alrobo de automotores disminuyó 0.8 puntos porcentuales.

ElIVI por nivel educativo revela que los hogares en donde los encuestadosreportaron educación universitaria son más propensos a sufrir algúndelito (38.2%), seguidos por los hogares en donde el nivel de educación reportado por el encuestado fue secundaria (35.2%) y primaria(16.6%). Cabe aclarar que la categoría “Primaria” incluye primariaincompleta y completa, lo mismo es válido para “Secundaria” y“Terciaria/Universitaria”.

Durante el mes de mayo del año2009, el LICIP llevó a cabo una encuesta semestral de victimizacióndonde hogares residentes en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Tucumán y Rosario respondieronpreguntas relacionadas con el problema del crimen y la inseguridad. Laencuesta se realizó sobre un total de 1000 hogares a los cuales se lespreguntó sobre la gravedad del problema de la inseguridad y sobre laevolución de la misma.

De los hogares encuestados, el 74.2%considera que el problema del delito es muy grave, el 18.9% loconsidera algo grave, mientras que solo el 6% lo considera poco o nadagrave . Por otro lado, cuando se interroga sobre la evolución deldelito, el 95.1 % de los hogares considera que la cantidad de delitosen los centros urbanos donde reside ha aumentado o no ha variadorespecto a un año atrás.

Adicionalmente, la encuesta semestral indaga sobre como valúan los hogares encuestados el desempeño de la policía. El52.6% de los encuestados declara que la policía pasa por la puerta desu casa (ya se a a pie o en auto) todos los días, mientras que 8.6%declara que lo hace 1 vez por semana. El 6.7% declara que la policíapatrulla la puerta de su casa con una frecuencia menor a una vez porsemana, finalmente el 7.9% afirma que la policía nunca pasa por sucasa. El 35.4 % de los hogares encuestados declara que la policíarealiza un trabajo bueno o muy bueno para controlar los delitos en subarrio, mientras que el 53.6% considera que la policía hace un trabajoregular o malo. El 11% restante no supo o pudo contestar.

Desdeel Ejecutivo, se señala que se vienen llevando adelante políticas parabajar el delito, y que estas políticas han tenido relativo éxito en losúltimos tiempos. Para ellos remarcan que ya no hay tantos secues troscomo antes y que los asaltos a bancos han disminuido en el último año.Pero en las calles, donde la gente anda gran parte del día, en vez desentir seguridad y tranquilidad, lo que se siente es cierta paranoia delas personas hacia quienes las rodean en determinados lugares, pormiedo a que sean posibles ladrones que puedan atentar contra sus vidasy las de sus seres más queridos.

El gobierno está desplegandoagentes que estaban en la tarea burocrática al patrullaje de lascalles, y ha invertido una fuerte suma de dinero para la capacitaciónde los uniformados. Además, se han comprado gran cantidad depatrulleros, chalecos anti-ba la y armas de fuego, para dotar a lasfuerzas de seguridad de mayor material y posibilidades de cumplir consolvencia su actividad.

Pero esto solo no alcanza, si no sepreviene el delito, si no se hace la tarea sana de investigación y unainteligencia seria por parte de la policía sobre las bandas delictivasque sirvan para prevenir futuros hechos delictivos, así como llevar adelante un cambio en las leyes que sirva para imponer penas más duras ymayores restricciones para los delincuentes que vuelven a reincidir enel delito.

Un problema complejo el de la inseguridad, querequiere de soluciones concretas y rápidas, para poder acabar de esamanera con uno de los flagelos que socavan a la sociedad argentina. Lainseguridad no es un tema que pueda resolverse en el corto plazo omediano plazo, sino que llevará varios años, pero el gobierno sí puedellevar adelante políticas que sirvan para prevenir los delitos. Si seescuchan a todas las voces especializadas en el tema y no sólo la delos amigos, la inseguridad que se vive en el país se puede llegar acontrarrestar con políticas públicas que tiendan a la disminución delos delitos en las calles.

Una cuestión complicada que dividelas aguas en la sociedad argentina, y el gobierno no se ha mantenido almargen de este tema, por lo cual lo que se implemente de cara alfuturo, tendrá injerencia en la seguridad y la vida de millones deargentinos, que esperan vivir en paz y sin problemas su vida en nuestropaís.